jueves, 3 de septiembre de 2009

IMPROVISAR. MUY MALA IMAGEN

Ha reconocido el Ministro Corbacho que se ha podido dar una imagen de improvisación con el asunto de los 420 €, pero que no ha sido así.

Yo sinceramente creo que sí que se ha improvisado, que no ha estado bien planificado, que el gobierno no tenía claro el tema o que teniéndolo claro, porque si no no se aprueba la medida en Consejo de Ministros en Agosto, no se cambia a las dos semanas de manera rápida y cediendo en lo que los primeros días era inamovible.

Roto el diálogo social por las exigencias repetidas y repetitivas de la patronal (despido gratuito) que son inadmisibles, y habiendo manifestado el gobierno que iba a seguir adelante con las propuestas que planteaba como esta ayuda de la que ya se había manifestado la intención, es un grave error que demuestra que no estaba todo atado, no haber tenido el consenso previo con quienes debían hacer de altavoz de lo bueno o malo de la medida, es decir, los sindicatos.

Al final se han debido ampliar los plazos de retroactividad de la medida, desajustando enormemente las posibles previsiones económicas que el gobierno había realizado. Si eso, en dos semanas, no es improvisación...

Lo llamaríamos habilidad negociadora, mano izquierda, cintura para llegar a acuerdos, o de cualquier otra manera si las posiciones se hubieran ajustado antes de publicitar a bombo y platillo la medida tras el Consejo de Ministros, pero de esta manera que ha ocurrido, es imposible que no pensemos que se ha improvisado y eso lo único que hace es producir mala imagen sobre el gobierno y mala imagen sobre la medida y creo que es algo que en estos momentos no nos podemos permitir.

Esta medida, se valora en unos 1.300 millones de Euros. ¿Realmente esta es la medida en la que mejor se contribuye y se ayuda a los parados de larga duración y que han visto agotada su prestación?

Ya hace unos días manifestaba mi preocupación con que esta medida pueda ser una puerta abierta al fraude y a la economía sumergida, pero parece que eso se quiere evitar vinculando la medida a itinerarios de formación.

Estos itinerarios de formación deberían ser obligatorios para cualquier parado, esta si debería ser una gran apuesta, de tal manera que el tiempo de paro de una persona, se utilizara también para el reciclaje y la formación en un porcentaje determinado.

PD:
Este tema si que debe estudiarse a fondo como resolverlo. ¿Puede un país permitirse tener cerca del 15 % de su población joven inactiva?

2 comentarios:

Waldeska dijo...

Al hilo de los subsidios por desempleo, una pregunta que me hago cada vez que veo arder un bosque (¡y son tantas!). ¿Puede un país estar pagando a cientos de miles de personas ociosas y tener los bosques abandonados? ¿no se podrían establecer medidas de colaboración con la sociedad a quienes están recibiendo así mismo también una ayuda de la propia sociedad? No digo jornadas de 8 horas (un subsidio no es un salario) pero sí que podría llevar aparejado una pequeña contraprestación: para unos puede ser el compromiso de formación pero para otros podría ser participar en campañas de poda y limpieza de los bosques (además, con este método, incluso se podría evitar algunos fraudes de esos que todos conocemos algún caso). Seguro que en otros muchos campos también cabría la aportación solidaria de los "parados", pero me duele tanto este asunto del fuego... ¡y vaya verano que hemos llevado!

SERGIO AZNAR dijo...

Cabrían muchas propuestas:

Se podrían establecer programas de colaboración voluntaria con entidades sociales y oenegés.

Se podrían establecer participaciones en programas públicos para los que hace falta siempre gente voluntaria.....

Hay muchas ideas imaginativas que podrían implementar los programas de formación meramente teóricos.