miércoles, 6 de mayo de 2009

LEHENDAKARI PATXI LOPEZ


(Cabecera de su blog)

UNOS QUE LLEGAN...

Ayer ya se hizo realidad el inicio del cambio. 39 votos proclamaron Lehendakari a quien ya es el primero que no representa a un partido nacionalista.

Su discurso fue abierto a todos, frente a quienes, en una clara muestra de inmovilismo político, le acusan a él y a quien le ha apoyado para ser investido, el Señor Basagoiti, de generar un frente antinacionalista.

Nunca, en todos los años que el Señor Ibarretxe había gobernado se había oído hablar de frentismo abertzale cuando ha dependido en dos de sus tres nombramientos como lehendakari de los votos de los partidos cautivos de ETA.

Quienes hablan de frentismos no hacen ningún favor a la sociedad vasca que tanto han dicho defender. Y ponen aún más la diana en quienes asumen el difícil papel de gobernar sabiendo que están en el punto de mira de quienes siguen empeñados en no dejar crecer en libertad y de verdad al pueblo y al país por el que dicen "luchar".

El cambio se va a evidenciar de manera clara en la toma de posesión, pues ya no será un juramento "ante Dios, humillado...", será una promesa y ante las leyes que es lo que debe honrarse y defenderse.

Desde aquí, desearle toda la suerte del mundo a Patxi López en su nueva andadura, porque su suerte será la suerte del pueblo vasco.

(Noticia en El País)

...OTROS QUE SE VAN



Ibarretxe, ayer.

Juan José Ibarretxe ha terminado diez años de mandato en Euskadi. Tres legislaturas. Y su despedida ha sido dura y difícil. Y no se ha ido como debería haberse ido, se ha ido como el que no sabe perder un partido y exculpa sus errores diciendo que el árbitro les ha robado el partido.

Se ha ido lamentando la ausencia en el parlamento de quienes no han sido capaces de condenar la violencia terrorista y sin reconocer que gracias a la mano tendida del partido socialista y su apoyo le fue sencillo sacar adelante los últimos años los presupuestos vascos.

Pero es fácil imaginar que para quien llegó con la idea de llevar adelante su propio Plan, que fue rechazado en las Cortes; para quien va a pasar a la historia por ser el dirigente peneuvista que perdió la lehendakaritza, no ha sido fácil asimilar la derrota.

A su adiós a la política sólo faltaba ponerle fecha, y fue ayer. Hasta ahora el PNV había tenido Lehendakari y Presidente del partido. Ahora, sin Lehendakari, mantener esa situación era imposible. Estas elecciones han mostrado que Euskadi quería un cambio, la mayoría parlamentaria así lo atestigua. Y ese cambio debía extenderse hacia dentro del mismo partido nacionalista.



3 comentarios:

CHUS dijo...

Gracias por echarme de menos.

Waldeska dijo...

Tengo que confesar que la noticia no me deja indiferente. Debo ser una ingenua y, con la que lleva tiempo cayendo, todavía creo en la política y que en ella, además de anidar muchos impresentables, también quedan personas íntegras y románticas que se mueven por ideales. Desde luego, muchas deben encontrarse entre los socialistas vascos que han demostrado tener una fuerte convicción, mucho valor y gran dignidad. Además, puesta a confesar intimidades, diré también que los nacionalismos, así en general, no me gustan, esa pretendida defensa y puesta en valor de lo “nuestro” va demasiadas veces acompañada de una pretensión de superioridad y un desprecio por el “otro” muy, muy peligroso. Desgraciadamente tenemos muchos ejemplos en la historia lejana y cercana de Europa de sus consecuencias y en el propio País Vasco también.
La realidad desmiente la frase de que las despedidas sean tristes. Decir adiós al gobierno del PNV y al Sr. Ibarretxe lo confirma.

SERGIO AZNAR dijo...

Defender lo nuestro no debería significar nunca restar. Sin embargo, como bien dices, tenemos muchos ejemplos de lo que determinadas ideas de defensa excluyente de lo propio, pueden llegar a provocar.