jueves, 8 de enero de 2009

3.128.963

Las cifras, los análisis y la información, el riesgo de la deflación, la banca que no se mueve, las empresas que van cayendo, soluciones que podría dar las administraciones regionales...

LAS CIFRAS.

Esta es la dura cifra de la estadística del paro al acabar el año 2008.

Un 47 % más que hace un año, más de un millón de personas que han incrementado las listas de personas que están a la espera de un trabajo.

Si nos atenemos a las cifras de la seguridad social la perdida de trabajos está cerca de los 850.000, ya que esa es la cifra en la que se ha reducido el número de afiliados a la misma.

El número de los inscritos en el INEM en Diciembre ha aumentado en más de 139.000. Mientras que las cifras de afiliaciones a la seguridad social han caído en más de 190.000.

Diciembre era un mes en el que como en los meses de verano se "generaba" empleo debido a los contratos estacionales.

POBLACIÓN RESPONSABLE vs INFORMACIÓN

El Director de FUNDEAR (Fundación Economía Aragonesa), declaró ayer en las noticias de mediodía de Aragón Televisión que la gente se había comportado en estas navidades de manera más responsable que lo podía esperarse fruto de la actual situación de alarma.

Eso significa que nos hemos comportado bien y que hemos consumido, a pesar de que incluso para introducir la noticia de que estas vacaciones la asistencia de esquiadores ha sido la mejor de la historia se inicia la noticia con un "a pesar de la crisis".

Esta claro que el mantenimiento del consumo es uno de los frentes de batalla, porque hoy por hoy el sistema aún es el que es. La reducción drástica del consumo lleva implícita una reducción igual drástica de la producción y por consiguiente de las necesidades de mano de obra, por lo que si se llagara a la tan temida deflación (inflación negativa, reducción generalizada de precios), la destrucción de empleo aún sería mayor.

Y esto está muy cerca, porque muchas personas están a la espectativa de que la coyuntura actual provoque en algunos sectores la caída de los precios. Hay gente que está esperando mejores ofertas para cambiarse de coche a la espera de encontrar algún chollazo. En la vivienda, además de que el final del ciclo debía llegar, los "análisis" que llevan tiempo "aconsejando" que la vivienda debe caer un 30% para ajustarse a mercado, han hecho que incluso quien quiere comprar un piso se esté esperando, añadido a que las pocas ganas que a algunos les quedan se las acaban quitando en su sucursal bancaria. Y en la ropa, la mayoría estaba esperando las rebajas. Y muchos no sólo eso. La prueba está que no ha habido aglomeraciones en los primeros días. Muchos hablan de que hay que esperar a las segundas, que los descuentos del 50 % anunciados en muchos comercios no son aún suficientes.

Luego, cuando llegan las cifras del paro, nadie queremos reconocer que algún grano de arena, aunque sea pequeño, estamos poniendo. Periodistas, analistas, tertulianos, ciudadanos...

LA BANCA NO SE MUEVE

En todos estos meses no se ha conseguido que la economía sufra una mínima activación a pesar de las inyecciones de capital a la banca. No se ha conseguido que el dinero llegue de manera clara al sector productivo.

Los bancos están entorpeciendo incluso la disposición del circulante de las empresas, complicando de manera irremediable en algunos casos la viabilidad de pequeñas empresas familiares y negocios.



REESTRUCTURACIONES OPORTUNISTAS

Además, se está viendo como grandes multinacionales están aprovechando la coyuntura para conseguir realizar de manera sencilla reorganizaciones que en otros momentos hubieran recibido una clara contestación pública.

ALCOA

Ha anunciado que quiere vender su fábrica de Sabiñánigo en la que emplea a 170 trabajadores. Es una mínima parte de los más de 4.100 que están empleados en sus fábricas españolas (casi quinientos menos que los que tenía en 1996) . A nivel nacional esta noticia no tiene relevancia alguna, pero es el tiro de gracia a una industria que llegó a tener cerca de los mil trabajadores allá por los años 80. Distintas reorganizaciones y ajustes fueron reduciendo los puestos de trabajo.

La última ocasión fue cuando INESPAL se vendió a ALCOA. Ya en su momento la fábrica de Sabiñánigo no entraba en los planes estratégicos y no la querían dentro del lote. Tras muchas negociaciones y habiendo dividido alguna sección que se vendió de manera independiente, se consiguió que INESPAL Sabiñánigo entrara en la operación de compra y formara parte de ALCOA España.

La parte fraccionada fue cerrada en pocos años. No ocurrió entonces nada. Bueno sí. Si los hubieran echado formando parte de ALCOA hubieran cobrado mucho más que lo que cobraron después de ser malvendidos fuera de ALCOA y perder un trabajo en el que habían perdido muchos de sus derechos.

Ahora se anuncia la venta. Parece una manera de ir allanando el terreno para un futuro cierre. En esa venta una parte de la negociación seguro lleva a la perdida de derechos de antigüedad adquiridos, lo que a la larga es un explícito abaratamiento del futuro despido de cualquiera de ellos.

OTROS EJEMPLOS EN LA PROVINCIA

Ejemplos los tenemos cercanos. OSCAINOX fue comprada hace poco más de tres años por una sociedad de capital riesgo, TALDE, tras tres años y anunciar unas perdidas acumuladas en los mismos de más de cinco millones de Euros, anunció su cierre y la perdida de 35 puestos de trabajo en Huesca.

Cuando TALDE compró la empresa prometió que triplicaría la producción y un plan de inversión que auguraba un futuro muy bueno para una empresa que había nacido y crecido en la capital. Al año siguiente ya redujeron una línea de producción y se extinguieron algunos contrato.

Seguro que el producto que aquí se fabricaba, que había tenido mucho éxito y cuota de mercado en los años de funcionamiento (mobiliario a medida en acero inoxidable, principalmente para hostelería), alguien lo estará produciendo y suministrando en otro sitio.

Estos puestos de trabajo se suman a los de Transportes Aragón, NOZAR (206 empleos), MILDRED (más de 400 empleos).

SAVIA PODRÍA HABER PUESTO LA SOLUCIÓN A MILDRED

SAVIA, sociedad de capital riesgo en la que participan el Gobierno de Aragón e IBERCAJA, ha estado invirtiendo estos años dinero en empresas noveles. Pero sin embargo parece que no está siendo capaz de ver que debería estar impulsando en estos momentos a empresas que se ha demostrado anteriormente que eran rentables y que están atravesando momentos complicados.

Mildred se cerró y se inició un proceso de venta en el que un presunto empresario, Eusebio Lazaro, comprometió la compra por 12 millones de euros. Como la oferta de los dueños de Magdalenas Heras era menor se optó por la mayor, pero que se ha demostrado ser un fraude. No cumplió su compromiso de compra, ni siquiera llegó a pagar el primer plazo. Y mientras cuatrocientos empleos se han perdido en una capital como Huesca que no cuenta con un tejido industrial fuerte, no sabemos que se hayan tomado medidas legales contra este estafador.

Ahora se ha iniciado un proceso de subasta de las instalaciones. ¿No hubiera sido mucho más sencillo una reacción inmediata de las autoridades regionales que cuentan con SAVIA como medio para haber mantenido y reestructurado la empresa y haberla puesto en venta en pleno funcionamiento y con los empleos salvados?

El Gobierno de Aragón participa en sectores estratégicos de la economía aragonesa como ARAMON. Tal vez en esta complicada situación actual había llegado la hora de los valientes, impulsando el mantenimiento de empleos mediante la tutela de negocios que estaban funcionando hasta que la venta de los mismos se hubiera podido hacer en condiciones óptimas.

SI LA FINANCIACIÓN ES EL PROBLEMA

En muchos casos estamos viendo que la financiación es parte clara del problema, por lo tanto, una sociedad cuyo fin es la inversión mediante la compra de participación, estaría reactivando a determinadas empresas.

Esta claro que no se puede resolver todos y cada uno de los casos y que hemos vivido momentos de excesos tan claros y tan elevados que debe haber un necesario ajuste desde el que se empiecen a hacer las cosas de una manera más correcta y más alejada de esa voracidad caníbal de la economía neoliberal practicada.

Pero hemos tenido casos en los que una respuesta rápida y con los medios que ya existen hubieran podido salvar a alguna empresa como Mildred. Y las cifras del paro no hubieran aumentado tanto. En este caso, cuatrocientos empleos se hubieran podido mantener.

Ahora imaginen que en cada provincia o región.

1 comentario:

Patroclo dijo...

Deflación se escribe así. Lo digo para que lo corrigas, sin acritud.